Menu

Ingresar

¿No estás registrado?

Registrate

Conectate con nosotros

Todavía hay familias que llevan más de 45 días sin agua

El problema del suministro de agua corriente, no tuvo una solución definitiva en la ciudad en lo que va de la temporada estival. Los problemas que surgieron en enero, persisten entrado el tercer mes del verano. Zonas puntuales donde los vecinos siguen protestando por la escasez del agua en sus hogares.

3 de Marzo de 2020 • 20:12

Hay registros y quejas puntuales en zonas de la ciudad, donde los vecinos siguen reclamando por la falta de agua corriente en sus hogares, pese a que en varias zonas los problemas se fueron subsanando a medida que iba transcurriendo el verano, y que se recrudeció en las jornadas infernales de calor de los últimos días de enero.

Ya desde mediados de este mes el problema era real, el suministro estaba acotado por la rotura de bombas de agua que fue anunciado por el municipio y que afectó a importantes zonas del casco urbano, sumado a esto el uso irracional de la gente, que no cuida el consumo.

Piletas, riego fuera de hora, lavaderos comerciales, derroche indiscriminado más roturas de bombas, fueron los detonantes centrales del problema, y aunque febrero trajo algo de respiro; no todos los vecinos subsanaron el problema definitivamente. Un sector puntual, remarcado por vecinos que denuncian en redes, es la zona de 17 y 2, donde señalan que hace más de 45 días que no tienen agua, con el cóctel de la construcción de la avenida 2 que llena todo de tierra. “Las soluciones no llegan”, publican.

Otra zona, calle 34 entre 45 y 43. Vecinos que han pasado todo el verano, hasta estos días, bañándose con baldes. Más allá del uso indiscriminado de bombas chupadoras, no hubo un sólo día del verano, que la red de agua corriente, tuviera fuerza para quienes no tienen bombas y no pueden llenar sus tanques.

Barrio Lomás del Pacífico, sobre la calle 47 en el tramo de 2 a 110, muchos vecinos afectados, que recuperaron algo de fuerza en febrero, pero si el día pasa los 30 grados, como está ocurriendo en marzo, los problemas subsisten. Si bien las bombas rotas fueron subsanadas, no hay conciencia en la gente sobre el derroche y los derechos de todos, pero tampoco hay controles adecuados.

Medir el consumo sería lo ideal ante estos casos, una medida más justa para limitar el derroche. Pero en el ámbito político local, nadie ha salido a dar soluciones concretas. Ni siquiera desde el poder legislativo. Se habló por parte de la oposición de falta de inversiones de la comuna, hablaron también de que no solicitaban por ahora los medidores de agua. Parece ser que los vecinos, merecen mayores y mejores respuestas desde todos los sectores.

Es tendencia
Puede Interesarte
Más Noticias