MercedesYA

narcotraficocarcel federal agote

Gustavo Gutierrez: “No queremos convertirnos en un segundo Rosario”

El especialista en seguridad hace un análisis, reflexiona sobre el proceso que transformó a Rosario en lo que es hoy, y establece un paralelo con la realidad actual mercedina.

Por Equipo de Redacción MercedesYA

Hoy pensaba, tras la cuestiones que están sucediendo a nivel país, las movilizaciones en Capital Federal de las organizaciones sociales, acá en la Colonia Olivera en cercanías del peaje, y circunstancias que van avanzando día a día.

Y se me vino a la mente el año 1989, plena situación de saqueos en Rosario, lamentablemente, de la cual me tocó participar dentro de la institución de la Policía Federal. El gobierno de Alfonsín nos envió a la zona de Rosario a delegaciones de todo el interior para repeler los saqueos que se producían en esa época.

Obviamente los efectivos dejamos nuestras familia en la ciudad de Mercedes y fuimos a un lugar donde no conocíamos. Cuando llegamos nos alojamos en un regimiento y a partir de ahí se distribuían los servicios de prevención del tema de los saqueos.

¿Qué me hizo reflexionar sobre nuestra ciudad, de lo que viví en el año '89 en Rosario?

Rosario se fue “minando”, por decirlo así, de villas alrededor de un casco céntrico. Esas villas fueron, poco a poco, dominadas por el narcotráfico. Era gente humilde que había venido de otras provincias y también de otros sectores, de Bolivia y del Paraguay, que se fueron asentando en tierras que tomaban alrededor del casco céntrico. Y obviamente se formaban villas.

Que sucedió: eso fue creciendo poco a poco, y hoy el narcotráfico en la ciudad de Rosario gobierna la totalidad de esas villas y de esas tomas, que fueron permitidas por todos los colores políticos desde el año '89 a la fecha.

¿Y cual es la reflexión que hago y mi preocupación por nuestra querida ciudad? Así como Zuni Mosca, una abuela de 76 años, una docente, una trabajadora, una señora que ama Mercedes y quiere Mercedes, yo tengo mis raices, mis padres fueron mercedinos, mis abuelos, mis hijas, y veo con estas cuestiones que vienen pasando también desde hace mucho tiempo, desde que partió de esta ciudad y de este mundo el Dr. Gioscio y asumieron otras personas la conducción del municipio, una similitud en la construcción, por decirlo así, de barrios humildes alrededor de nuestro casco urbano. Barrios humildes de personas que no son de nuestra ciudad, que es lo más preocupante. Gente a la que se le ha permitido tomar tierras. Algunas tenían dueños, obviamente se judicializaron. Otras, el municipio, los distintos intendentes, Carlos Selva y el actual intendente municipal Juan Ignacio Ustarroz, hicieron la vista gorda a estos hechos que van a tener consecuencia tarde o temprano, y que ahora cualquier organización social cree que tiene derecho a tomar tierras que sean privadas o públicas, que son del estado nacional, pero cuando son del estado nacional son de todos los argentinos, y que han cumplido funciones, en este caso la Colonia Olivera para albergar chicos que eran dejados por sus padres.

También podría interesarte
30 años del disco “Colores Santos” de Gustavo Cerati y Daniel MeleroCarta Pastoral Cuaresma 2022
Funcionarios nacionales recorrieron la planta recicladora Rapet junto al intendenteDecomisan un camión del narcotráfico y lo incorporan al municipio

Pero volviendo al tema principal de preocupación: si nosotros dejamos que nuestra ciudad se convierta en una gran villa como lo fue Rosario vamos a tener el mismo resultado que Rosario. Tarde o temprano con el estado ausente, ocupa el lugar los narcos presentes. Y la verdad que esta lucha, que me cuesta pensar que no debería dar la batalla un solo ciudadano de nuestra ciudad, sino todos los ciudadanos, de no permitir que organizaciones sociales avasallen los derechos constitucionales que tenemos a transitar libremente, al trabajo, a la salud, a la educación y a la seguridad, sea cumplida por los gobernantes de turno sea a nivel nacional como a nivel local.

No queremos convertirnos en un segundo Rosario, que ya en la provincia de Buenos Aires, en el conurbano, se está viviendo. Hace poquito tuvimos 23 muertos producto de guerras narco. Rosario sale como la figura exponencial, porque Rosario fue la primera ciudad grande donde el narcotráfico se afincó muy fuertemente. Pero en el conurbano ya está también afincado, pero menos difundido.

Ahora, el narcotráfico avanza atrás de las personas que tienen necesidad de vivienda, que son muy pobres, porque esas personas son utilizables, y son las que al tener menos recursos no pueden llegar, a lo mejor, a comprender o a entender. Y como el estado no está presente dándole un trabajo, dándole dignidad, los narcos aprovechan es vulnerabilidad que tienen estas personas.

Ahora, las organizaciones sociales, los cabecillas, no son ningunos tontos. Utilizan la marginalidad de estas personas y se enriquecen. Ellos son ricos, pero los que ellos conducen son muy pobres. Y por eso no me gustaría que Mercedes se transforme en una segunda Rosario.

Recordemos que en la zona de Agote hay dos tomas muy importantes. Gente que es de Mercedes y gente que no es de Mercedes. Recordemos que en ese sector se está construyendo una cárcel federal, que van a venir muchísimas personas de afuera a visitar a los presos que van a estar en ese sector, que aproximadamente van a ser 1500. Y en un promedio de 2 personas por preso tendríamos una afluencia de visitas de 3000 personas que van a deambular, y obviamente observar y mirar en que lugar podrían quedarse. Y si las autoridades locales no, solamente, se preocupan en la prevención, sino también en cuidar el patrimonio de aquellos que tienen tierras, lamentablemente nos vamos a transformar en una segunda Rosario.

Porque todos sabemos que los mercedinos nativos, todavía mantenemos esa llama, pequeña, de vecinos tipo “campechano”. O sea, del vecino común que conocía a todos. Y obviamente no nos olvidemos que era una ciudad donde se dormía la siesta, tranquila. Hoy ya en Mercedes no se puede ni dormir la siesta tranquila. Ni tampoco podés dejar ni tu moto, ni tu bicicleta, ni tu auto con las puertas abiertas. Como para que vean como fue cambiando eso, no?

Antes tampoco se veía a jóvenes, o personas, drogándose en una plaza. Hoy, lamentablemente, eso sucede, y las autoridades mirando hacia otro lado. Como si esto que estoy diciendo, no existiese una ley. Mientras la ley 23.737 siga diciendo que el consumo en la vía pública es punible sigue siendo delito, aún siendo consumo personal. Quien quiera consumir, que sea un adicto, lo haga de puertas adentro de su casa, eso es un tema personal. Pero en la vía pública sigue siendo un delito. No fue derogada la ley. No fueron cambiados los artículos. Y me parece que es hora de tomar conciencia, todos los ciudadanos de Mercedes, y cuando digo todos es aquellos qu, obviamente, honran la tranquilidad, la seguridad y el bienestar de aquellos abuelos, de padres, hijos, nietos, para no dejar que Mercedes se convierta en una ciudad del conurbano. No dejar que Mercedes se convierta en una ciudad de Rosario.

Para eso hay que planificar una ciudad que no ha sido planificada ni por el anterior intendente ni por este intendente. Que sea una ciudad turística-industrial. O que sea una ciudad agropecuaria. Pero para eso hay que ponerle recursos y funcionarios capaces, idóneos, en cada una de las áreas.

Ojalá que este pronóstico no se convierta en realidad en poco tiempo. Por lo que voy viendo, por lo que conozco, estamos en ese camino. En el camino, no solamente de tener sicarios en nuestra ciudad. No, no estoy hablando de sicarios. Estoy hablando de tener al narcotráfico instalado en esos lugares vulnerables donde se cometió el delito de usurpación primero y a posterior, como no hay trabajo y hay estado ausente, los narcos aprovechan esa situación y convierten a esa gente en pequeños soldaditos o en una “función laboral”, por decirlo entre comillas, peligrosa. Peligrosa para los vecinos que quieren tranquilidad y seguridad.

Es un análisis. Un análisis de reflexión. Un análisis para pensar, para estudiar, para ver hacia donde vamos. Yo en este caso, obviamente, hay mucha gente de responsabilidad que no podemos decir que no la tiene, si, la tiene. La tiene el poder ejecutivo local, la tiene el poder legislativo local, oposición y oficialismo. También tiene responsabilidad la justicia, porque son responsables de que eso no suceda.

¿Tendremos tiempo de impedirlo? Solamente Dios sabrá. Ojalá que podamos haber llegado a tiempo y advertir a las autoridades para que ellos tomen cartas en el asunto. Obviamente, a mi la luz de esa esperanza, mientras dure el gobierno actual, no la tengo, porque es un gobierno permisivo al delito, a la usurpación. Hay un funcionario que, obviamente, hablaba de la ley de usucapión para que la gente tomara tierras y pusiera por delante esa ley. La verdad que eso fue uno de los principales slogans que tuvieron aquellos que tomaban tierras y el ejecutivo local lo permitió. No solamente lo permitió, sino lo avaló dándoles servicios de luz y, obviamente, aportando recursos de todos los ciudadanos de Mercedes para construir sus viviendas, mientras al trabajador que sale todos los días a las 4 de la mañana no le alcanza para hacer una piecita más, porque tuvo un hijo, y porque trabaja en una fábrica, y apenas le alcanza a fin de mes.

Es el reino del revés. Es el reino de la impunidad. Es el reino donde no existe la justicia.

No solamente la justicia se tiene que sacar la venda. El pueblo argentino, de una vez por todas, también tiene que sacarse la venda. Y saber que al momento del voto, es la única herramienta que tiene para castigar a aquellos que saquearon al país y que nos quieren convertir en algo que no somos. Somos gente honesta, trabajadora. Queremos una ciudad con seguridad. No queremos el narcotráfico. Y todos aquellos que tengan una adicción, queremos que se curen. Y a los narcos los queremos presos. Esperemos haber llegado a tiempo.

Gustavo Gutierrez: “No queremos convertirnos en un segundo Rosario”
Gustavo Gutierrez: “No queremos convertirnos en un segundo Rosario”
narcotraficocarcel federal agotezona urbanapolicia federal argentinaboliviapobreza en argentinaconstitucion nacionalservicios publicospolicia vialagotecarlos selvajuan ustarroz
Menu

Ingresar

¿No estás registrado?

Registrate

Conectate con nosotros

FacebookInstagramTwitterYouTube