Menu

Ingresar

¿No estás registrado?

Registrate

Conectate con nosotros

El resultado del domingo puede ser irreversible para octubre

Las diferencias que se dieron en el orden local, provincial y nacional hacen pensar que los resultados del 27 de octubre serán similares en las urnas y porque además cambia el sistema. Los votos en blanco para presidente no cuentan para calcular el porcentaje lo que permitiría que no haya segunda vuelta.


Alberto Fernández en el festejo junto a Axel Kicillof (foto EFE).

12 de Agosto de 2019 • 14:33

El festejo en la ciudad anoche, luego de conocido el resultado de las PASO tuvo euforia pero contenida porque los años de experiencia dicen que tenía que ser así, aunque la militancia de Juani y cualquier analista del círculo político local, supieran que con semejante diferencia, nada podría cambiar el destino en las urnas en octubre y porque además los votos que recibió la actual gestión del intendente Ustarroz, tuvieron que ver con sus cuatro años de gobierno. Estas PASO fueron muy diferentes a las de 2015, incluso a las legislativas de 2017. Hubo mucha alegría contenida, reservada en su totalidad para octubre.

Recordamos que se renueva la mitad del Concejo Deliberante y con estos porcentajes podrían ingresar al menos cinco concejales del oficialismo o más si las cifras se amplían y el ingreso lógico de los tres consejeros escolares.

Ahora bien, qué se puede esperar para las presidenciales y para gobernador de la provincia de Buenos Aires, teniendo en cuenta los resultados de este 11 de agosto?. Por las diferencias en los porcentajes, dejó la sensación de resultado cantado para octubre en la presidencial y los dos principales distritos que aún no eligieron gobernador. Sin embargo, habrá que pasar por el filtro del 27/10 para confirmar resultados. Con una particularidad general y otras propias de cada disputa.

Para los comicios generales no se toman en cuenta los votos en blanco para calcular los porcentajes de los candidatos, como sí ocurre en las PASO. Por eso, todos los números tienden a subir, aunque se repita el mismo resultado. Un ejemplo: si se saca el 3% de votos en blanco que hubo para la presidencial, el 47,65% de este domingo de Alberto Fernández pasa a 49,19%.

Desde la reforma Constitucional de 1994, para la elección presidencial se prevé el sistema de balotaje. Pero entonces, se aprobó una cláusula particular para evitar la segunda vuelta: se consagrará ganador sin revancha el candidato que obtenga el 45% más un voto o el que saque al menos 40% y una distancia de 10% con el segundo.

Por esa cláusula particular, en caso de repetir resultado, Alberto Fernández ganará por cumplir con ambos requisitos: llegaría a 49,19% porque se suma el porcentaje de los votos en blanco y le sacaría más de 10 puntos a Mauricio Macri. Por eso los analistas y encuestadores -que quedaron otra vez en el ojo de la tormenta por sus pronósticos erráticos-, hablan ya de una distancia “irreversible”.

En la provincia de Buenos Aires, el principal distrito del país, donde se concentra el 37% del electorado nacional, la elección a gobernador se resuelve de modo más simple: gana y consigue el ticket de cuatro años el que saca más votos en la primera vuelta.

De todos modos, la victoria que consiguió Axel Kicillof en las PASO, lo pondría en condiciones de ganar con cualquier reglamento: con el 52,53% de los votos afirmativos (los que cuentan para la general), le sacó casi 18 puntos de ventaja a María Eugenia Vidal. Esto implicará también un fuerte avance del peronismo en los parlamentos provinciales (Diputados y Senadores) que se renuevan en la elección general.