Menu

Ingresar

¿No estás registrado?

Registrate

Conectate con nosotros

Mitos y leyendas: fue cierto lo de El Hombre de las Cadenas?

Durante la década del 80 la ciudad estaba en vilo por la presencia de un hombre que surgía en la oscuridad, que arrastraba pesadas cadenas y asustaba a quienes caminaban en la ciudad en horas de la noche. Fue real este relato?, alguien atestiguó con veracidad si fue víctima de sus andadas o fue sólo una leyenda?. Alguien lo recuerda?.

11 de Febrero de 2020 • 15:12

Más de un lector recordará muchas historias contadas por adultos que surgieron a lo largo de la historia como mito o leyenda urbana, usadas muchas veces para retener en los hogares a los adolescentes inquietos para que cumplieran con las normas de cada familia, que como siempre ocurre, a veces quedan bajo el lado de la desobediencia. Muy típicas de los viejos fogones de campamento. Aquellas historias de apariciones o presencias, que se fueron perdiendo con el paso de la modernidad.

Pero hubo una historia en particular que se recuerda quizá con mayor frecuencia, que fue la del Hombre de las Cadenas, allá por mediados de la década de los ochenta. Se decía que era una figura casi sin rostro, arapiento, con ropas oscuras y que arrastraba gruesas cadenas con las que atemorizaba a las personas que caminaban de noche por la ciudad.

Fue cierto?, era un mito y leyenda o realmente alguien fue testigo de sus andanzas. Hasta se dijo que la policía lo había identicado y hasta también se contó que muchos aprovecharon también la ocasión para organizar bromas organizadas a amigos y vecinos.

Dicen también que este extraño sujeto robaba y amenazaba a las mujeres, que quedaban paralizadas luego de escuchar el espeluznante sonido de una cadena arrastrada y se topaban con esta figura con el rostro tapado.

La cuestión es que la tranquilidad de los barrios, se vio amenazada. Y sin posibilidad de oponer resistencia, los vecinos cambiaron mates en la vereda por miedo y puertas sin llave por encierro obligado.

Su presencia, temible y sigilosa, se había adueñado de las calles y de las charlas al pasar. Nadie hablaba de otra cosa. El Hombre de las Cadenas estaba ahí, en algún lugar, al acecho. Y la posibilidad de su aparición, por imprevista, no despertaba más que pavura.

Su prontuario policial indicó luego que fue en realidad un ladrón de barrio con una notable inclinación por el robo a mujeres, a quienes asustaba sin piedad. Quizás se deba al nombre con el que fue bautizado, pero lo cierto es que en la recopilación de la historia hay quienes todavía ponen en duda su origen, asegurando que en realidad se trató de un animal o una extraña criatura que nunca más apareció, o se lo devoraron los mismos mitos y leyendas urbanas. La gran pregunta seguirá siendo: existió El Hombre de las Cadenas. Alguien lo recordará y contará su propia experiencia.

Es tendencia
Puede Interesarte
Más Noticias