Menu

Ingresar

¿No estás registrado?

Registrate

Conectate con nosotros

Lucas, a Tres Años de su Partida

Por estos días se cumple el aniversario del fallecimiento de Lucas Fal. A tres años de su fallecimiento aún recuerdo aquellos días como momento de mucha tristeza, no solo para sus familiares y amigos, sino para toda la comunidad mercedina.


Decía Lucas: “No le hagas el aguante a la corrupción. La corrupción mata.”

29 de Abril de 2019 • 11:05

Por ACID CANDY

Por estos días se cumple el aniversario del fallecimiento de Lucas Fal. A tres años de su fallecimiento aún recuerdo aquellos días como momento de mucha tristeza, no solo para sus familiares y amigos, sino para toda la comunidad mercedina. Yo no era amigo personal, pero teníamos una relación de respeto recíproco como, podría decirse, eran todas las cosas que construyera Lucas a lo largo de de su vida, no solo en política: relaciones humanas edificadas desde el respeto. Por aquel tiempo, el ejecutivo municipal decretó tres jornadas de duelo en su homenaje; el Dr. Mahiques tuvo palabras muy sentidas para referirse a su trayectoria y muchísimas personas se expresaron en facebook, desde todos los espacios políticos, lamentando la pérdida que significa su muerte.

Todas manifestaciones públicas que con seguridad le han hecho justicia a un tipo que todos definen como una gran persona.

En lo personal, su deceso me afectó muy particularmente; tal vez porque era un par, tal vez porque, aunque no siempre compartía su pensamiento, lo respetaba, tal vez porque tipos como él siempre son necesarios para que las vidas de todos sean un poco mejor. Es que tipos íntegros y potables en política, cuando se van dejan un vacío profundo. Como dijera Mahiques en referencia a Lucas: “una esperanza frustrada”… un futuro alternativo para Mercedes que lamentablemente nunca tendremos.

En su despedida, pude imaginar el futuro alternativo; para despedirlo no había colectivos, ni planes sociales, ni militantes pagos; había gente con convicción; es que Lucas, que de nuevo explico – no era un amigo y con quien mas de una vez estuvimos enfrentados -, Lucas era eso: querer hacer bien las cosas mas allá del dinero, con respeto al otro y con honestidad política, económica e intelectual.

Por aquel tiempo, le pedí a un amigo que tenía una columna de opinión en un diario local, que escribiera sobre Lucas, que utilizara su mejor retórica, su lenguaje floreado, para homenajearlo. Y en aquella columna que se llamó “Lucas, un homenaje privado”, mi amigo se limitó a escribir lo que yo le había comentado, destacando que no hay retórica que supere el lenguaje del alma.

Ese homenaje privado que hicimos, réplica de infinidad de homenajes privados que seguramente ha recibido Lucas, seguramente son las mejores distinciones para un tipo que destacaba por su humildad y compromiso, como para barrer la calle frente al comité el día que Cambiemos ganara a nivel nacional; era tarde, pocos lo vieron, ese era su perfil… silencioso, humilde, comprometido. Para un tipo que vivía la política desde ese lugar un homenaje anónimo seguramente fue lo que mejor lo representó.

Hoy vuelvo sin la ayuda de la retórica de mi amigo, pero tres años mas viejo y con algo mas de experiencia a recordarlo, como tantos otros mercedinos que seguramente lo tendrán presente. Me tomé el tiempo de repasar su perfil de Facebook que sigue activo, porque – en tiempo de redes sociales – los tipos que suman, pueden seguir sumando aún luego de que se fueron.

Leo un posteo que publicara el 18 de junio de 2014, con ocasión del apoyo que diera al fiscal Campagnoli, cuando era perseguido por entonces por su investigación de la Ruta del Dinero K, en tiempos en que Centeno todavía era chofer y escribía silenciosamente sus movimientos, y los hoy arrepentidos estaban invirtiendo en inmuebles o dibujando balances para proteger a sus superiores. Decía Lucas: “No le hagas el aguante a la corrupción. La corrupción mata. El ‘roban pero hacen’ es ‘roban y mueren argentinos’. Si la justicia no los encarcela, al menos dejá de votarlos!”. Decía Lucas: “Acá no se defiende a Campagnoli, sino que circunstancialmente representa a todos aquellos que un grupo de gobernantes quieren callar para no ir presos (…) anda a explicarle los efectos de las tapas de clarín a los familiares de la tragedia de Once y los inundados de La Plata”.

A tres años de su muerte, las palabras de Lucas siguen vigentes,… porque la corrupción le sigue tendiendo trampas a la verdad; porque los corruptos se cubren, se esconden, se camuflan, entre ellos… porque el ciudadano de a pie quiere tener la esperanza de que asomará algún dirigente probo, honesto e idóneo, que haga de nuestro país el lugar que nos merecemos.

Las palabras de Lucas pueden o no compartirse, pero esta clara su vigencia, porque cuando se habla desde los valores, desde la honestidad intelectual, los dichos no pierden vigencia.

Si llegaste hasta acá es porque esta noticia te resultó interesante y estamos muy contentos por eso. Compártela con tus amigos.
Más Noticias