Menu

MercedesYA

Conectate con nosotros

Tocaron cinco bandas dentro del marco de Rock en el Galpón en el predio de La Trocha.

El último sábado 7 de julio volvió el Rock a la Trocha con una nueva fecha en el galpón central donde cinco bandas, a pesar de las malas vibras de una tardenoche lluviosa, convocaron a mucha gente que se acercó a escuchar y disfrutar.

8 de Julio de 2018 • 23:23

Poco después de las 20, salió a escena con sus covers logrados y prolijos “Maldita máquina”, la primera de las cinco bandas que se verían en la noche. Un set equilibrado en su sonido y aplaudido por sus seguidores.

En segundo lugar, la banda de Power Punk, PLASH, volvió a pararse un escalón por encima de ella misma y tocó por espacio de una hora su mejor música. Indudablemente, el crecimiento, la maduración compositiva y la energía con la que trasmiten cada una de sus obras, hace que desde el primero hasta el último acorde, genere en el público una explosión interna que merece ser contada. Y, mucho mejor, escuchada.

Para las 22, luego de un corto intervalo, llegó el momento de escuchar a "Casas" que fue, sin duda alguna, la antipropuesta de la noche. Y lo de anti es en un sentido de absoluto respeto y admiración, porque no es lo que se acostumbra a mostrar ni compartir, salvo en alguna habitación solitaria y perdida de la ciudad: una formación en dúo con sólo guitarra y batería. Un puñado de canciones de alto vuelo, donde las secuencias de acordes salen de lo convencional para envolver con su sonido mágico a un público sorprendido y absorto de todo prejuicio musical.

En contraposición a "Casas", la aparición de El motivo fue una vuelta a la normalidad. Con una formación clásica y un set bien logrado, la banda con lidera con su voz Diego López Escriba, continúa por la senda de lo seguro y propuso un rock limpio, ordenado y fiel al estilo de sus integrantes.

El segundo debut de la noche se hizo esperar. Un nutrido grupo de chicos que seguramente están comenzando un recorrido que será, sin dudas, largo y extendido en el tiempo, subió a escena bajo el pseudónimo LAV para hacer covers y producciones propias con la misma intensidad y compromiso que las bandas anteriores. Ya cerca de la 1 de la mañana, con el acompañamiento de sus amigos y familiares, los chicos tocaron rodeados de aplausos y buenas energías, lo que hizo que se sintiera a una banda ajustada y comprometida con sus propias ambiciones musicales.

Complejo Cultural La Trocha