Menu

Ingresar

¿No estás registrado?

Registrate

Conectate con nosotros

Se buscan “abrazadores” para dar calor humano a bebés prematuros ingresados en cuidados intensivos

Cuando un bebé recién nacido debe ser ingresado en una unidad de cuidados intensivos requiere en todo momento monitoreo médico, pero hay una parte emocional que también es muy importante para su recuperación.

8 de Febrero de 2019 • 21:50

Por mucho que los padres deseen estar con su bebé las 24 horas, esto no siempre es posible, entonces los hospitales buscan voluntarios “abrazadores” dispuestos a cuidar de esos bebés ingresados durante el tiempo que están solos.

Algunos hospitales, como el Hospital General de San Bonifacio en Winnipeg, Manitoba (Canadá) forman parte del programa Baby Cuddler (Abrazador de bebés) que recluta voluntarios que quieran donar horas de dedicación para dar calor humano a los bebés que lo necesiten.

Los voluntarios son especialmente necesarios cuando se trata de bebés de madres adictas, puesto que al nacer presentan síndrome de abstinencia neonatal. Las madres ingresan en centros de rehabilitación y son los voluntarios quienes dan tranquilidad y calor humano a los bebés nacidos de madres adictas.

Numerosos estudios han demostrado los beneficios del contacto físico para los bebés prematuros. Mantenerlos piel con piel, abrazarlos, acariciarlos y susurrarles tiene un efecto muy positivo en los recién nacidos.

Lo ideal es que sea la madre y el padre quienes proporcionen al bebé esta seguridad las 24 horas, puesto que contribuye a fortalecer el vínculo entre ambos, pero cuando no es posible, por el motivo que sea, en lugar de quedarse solos, los voluntarios cumplen una valiosa misión.