Menu

Ingresar

¿No estás registrado?

Registrate

Conectate con nosotros

Falleció Eduardo Cerulli, destacada figura de la política mercedina

Tenía 87 años de edad. Fue una figura indiscutida del Partido Justicialista de Mercedes. Una de las manos derechas del Dr. Julio C. Gioscio a lo largo de todos sus mandatos. Dejó una huella imborrable como presidente del Honorable Concejo Deliberante, como edil del PJ, en su función pública y en la formación de tantísimos dirigentes políticos.

3 de Abril de 2020 • 20:11

Por Gerardo Caballero.

En el día de la fecha y a los 87 años de edad, dejó de existir Eduardo Cerulli, sin dudas uno de los hombres políticos de la ciudad que dejó una huella imborrable desde el regreso de la democracia hasta estos días, por su larga trayectoria como militante del Partido Justicialista local y por lo que significó su paso por la política local desde los distintos roles que le tocó cumplir.

Siempre muy cercano al intendente Julio César Gioscio, llegó a ser una de sus manos derechas en todos los mandatos del caudillo, ocupando cargos de primera línea como funcionario; pero además con un rol preponderante en los años que le tocó estar como concejal del Honorable Concejo Deliberante y a la vez llegando a ser por un tiempo importante su presidente.

Cerulli fue uno de los hombres más importantes del justicialismo local, pero más allá de su militancia, una de las personas más respetadas de la política mercedina por propios y extraños, como habitualmente se dice. Una persona de bien, con mucha humildad, que se supo ganar el afecto también de sus opositores.

Pero más allá de los cargos públicos que le tocó ocupar en la mayoría de los años desde el regreso de la democracia en 1983; Eduardo era una persona de afecto popular; muy ferviente trabajador de eventos culturales y populares de la ciudad. Se lo veía siempre dispuesto y al frente de cuanta comisión municipal organizativa lo requería.

Comisiónes entre otras del Parque Municipal; impulsor como pocos de los corsos mercedinos; de los famosos bailes populares; de los bailes en el parque, donde se recaudaban fondos para las fiestas locales; comisión de las fiestas del Salame y del Durazno; y tantos otros eventos que lo veían siempre sonriente y con el único objetivo de aportar a su querida Mercedes.

Y por sobre todas las cosas, con la grandeza de los humildes, porque formó y asesoró a muchos de los jóvenes y futuros dirigentes que tuvo y tiene la ciudad con el paso de los años. Sin dudas su recorrido por esta vida no ha sido en vano y si bien es indiscutido también su paso intachable por la política, se lo recordará más que nada, por su hombría de bien.

Más Noticias
ComparteTweet