Menu

Ingresar

¿No estás registrado?

Registrate

Conectate con nosotros

La Sociedad Española de Mercedes define qué será de la vida del viejo Cine Español

La nueva comisión directiva logró desactivar un futuro conflicto con quienes alquilaban el edificio como boliche bailable y así recuperar las llaves del mismo. Ya no se rentará más para este tipo de actividades. No descartan presentar una propuesta a las autoridades municipales para recuperar un espacio cultural caro a los sentimientos de la ciudad


Así era el Teatro Orfeón que luego compró la Sociedad Española.

16 de Abril de 2019 • 21:21

Manuel Malmierca fue quien puso dinero de su bolsillo para que la ciudad tuviera el teatro que se merecía en la calle 32 (hoy 26) y fue inaugurado el 12 de agosto de 1879 llamado Teatro Orfeón. El teatro no dio el rédito esperado y la empresa encargada de explotarlo se fundió.

El inmueble y sus instalaciones fueron rematados en 1908 y adquiridos por la Sociedad Española de Socorros Mutuos en 9 mil pesos. De inmediato, tanto su frente como el interior de la sala sufrieron un cambio general, pero respetando los lineamientos de la arquitectura anterior.

El interior del teatro refaccionado ofrecía una presentación muy refinada. Su capacidad no era amplia, pero la distribución que tenía lo hacía muy accesible a los grandes espectáculos. Las butacas estaban colocadas en semicírculo, para una mejor visualidad, con un pasillo en el centro; adelante y a ambos lados del escenario se encontraban unos palcos muy bien ubicados, luego, arriba y alrededor de toda la sala había un balcón circular que constituía el sector pullman. Más arriba se encontraba el otro balcón que se lo denominaba “paraíso”.

Debajo del escenario se distribuían numerosos camarines y pasillos. Toda la sala estaba decorada artísticamente y con mucho gusto. El escenario era muy amplio, permitía presentar espectáculos de verdadera jerarquía.

A partir de entonces, el Teatro Orfeón pasó a llamarse Español. Años después sumó la actividad cinéfila. José María Ripio fue quien lo comercializó entre 1918 y 1928 aproximadamente cuando éste pasó a dirigir el nuevo Cine y Teatro Argentino, ubicado en 27 entre 24 y 26.

Así vio pasar generaciones tras generaciones en su sala de cine hasta que en la década del 90, las autoridades de la Sociedad Española lo cerraron y al tiempo un emprendimiento local lo transformó en el Cine Disco, boliche bailable de gran éxito que le permitía a los propietarios cobrar una renta importante.

Pero pasó de moda, y llegaron otras firmas comerciales que lo explotaban de diferentes maneras, pero el éxito ya no era el mismo y el lugar comenzó a perder prestigio. Se intentaron varias opciones (hasta una bailanta); pero el lugar tenía destino de abandono.

Las comisiones pasaron y por estos tiempos asumió la conducción de la Sociedad Española otra, con Perla García al frente de la misma y uno de los primeros grandes logros, fue haber recuperado las llaves del viejo cine teatro.
Se observaba a futuro un conflicto de partes entre los últimos empresarios que lo explotaron como boliche y sus nuevas autoridades y finalmente la entidad local destrabó la situación legal y hoy tiene la posesión definitiva.

Pero ahora se viene el gran desafío y el momento de las definiciones sobre el planeamiento a futuro del histórico edificio, que con el paso del tiempo sufrió una metamorfosis de teatro a boliche. La primer medida tomada es que nunca más será un complejo bailable dijo Perla García, eso es inamovible.

Hubo charlas con el Centro Andaluz de Capital Federal y autoridades españolas de La Plata en busca de algún proyecto, pero en las últimas horas la titular de la institución no descarta un acercamiento al Ejecutivo local para poder dialogar sobre el futuro del edificio, con la idea de que el mismo pueda recuperar el viejo espíritu con el cual fue creado. ¿Podría ser un gran centro cultural en un lugar inmejorable y recuperar la esencia que siempre tuvo, tan cara los sentimientos de los mercedinos?. Nada es oficial, son posibilidades que podrían darse una vez que se concrete el diálogo de partes, que todavía es un deseo.

Actualmente el edificio está en estado de abandono en cuanto a su limpieza. Se supo que abundan muchas plagas en el mismo (palomas, murciélagos, cucarachas); un foco infeccioso que ya tiene algunos reclamos de los vecinos y que las nuevas autoridades buscan solucionar en lo inmediato. Esto sí fue consultado con autoridades del Municipio. Su fachada e interior se perdió definitivamente, porque fue reformado para cumplir otras funciones pero nadie lo advirtió ni lo amonestó a su debido momento para poder resguardar al menos el frente, su fachada histórica. Ojalá tenga como recompensa recuperar su mística cultural.

Los datos históricos como las imágenes, fueron extraídos del blog “Cuentos de un cuarto de Milenio”.


Una de las últimas imágenes del viejo cine español funcionando ya como boliche bailable.

Es tendencia
Puede Interesarte
Más Noticias