MercedesYA

robo de motopersecucion policial

INSEGURIDAD: NUEVE DE CADA DIEZ MERCEDINOS VIVEN CON MIEDO

El relevamiento fue efectuado por este semanario. Revela que los habitantes de esta ciudad, que fueron consultados, tienen razonables temores por los últimos acontecimientos delictivos acaecidos en plena ciudad. La proyección del muestreo marca que a

Por Semanario Protagonistas
INSEGURIDAD: NUEVE DE CADA DIEZ MERCEDINOS VIVEN CON MIEDO

Casi un noventa por ciento de vecinos consultados en una encuesta realizada por este medio, confiesa su sensación de vivir inseguros en la ciudad de Mercedes. Estas afirmaciones tienen una directa vinculación con los tiempos que corren. Hace algunas semanas que los mercedinos somos testigos de diferentes hechos, que suceden a pocas cuadras de nuestras casas. Y la capacidad de asombro se va colmando, pues no hay comunidad que pueda resistir que de dormir con las ventanas abiertas, haya pasado en poco tiempo a enrejar todos los accesos a sus domicilios, y que incluso haya pensado en armarse para defenderse de la delincuencia.

En medio de diferentes hechos delictivos, hace quince días nos sorprendía la muerte de dos jóvenes tras una discusión con otra persona. La venta de periódicos de ese día mostraba la alarma de la comunidad. Pero más exaltada se la vio cuando a escasos metros del centro comercial, tres delincuentes fuertemente armados pretendían robar en el local de Lácteos El Alba, más tarde tres personas estaban acusadas de matar a una anciana de noventa años, y tras cartón otro asalto a mano armada, con persecución y tiroteo se registraba en una farmacia. Es lógico que con ese resumen de sucesos, registrados en cuestión de horas, nadie pueda sentirse a salvo. En la redacción de este semanario se planteó la posibilidad cierta de recabar opiniones entre la población, vecinos de diferentes barriadas y comerciantes, para saber cual era el microclima que hoy sienten los mercedinos. Por eso los guarismos o resultados que arroja el trabajo están viciados de un temor razonable. Después de tantos sacudones en materia de seguridad, son pocos los que consideran que pueden vivir tranquilos en este nuevo Mercedes.

CAMBIOS
Caprichosamente uno podría tomar algunos parámetros que permitan definir a este distrito como una ciudad más o menos segura. Si nuestro trabajo hubiese apuntado a comparaciones, tal vez hubiésemos llegado a diferentes conclusiones. Pues si comparamos a Mercedes con el Gran Buenos Aires, encontraremos muchos puntos a favor de un lugar más seguro. Pero tampoco estaríamos yendo por un camino equivocado si esa comparación se hiciera en relación a como vivíamos los mercedinos hace algunos años. Nadie dudaría en afirmar que ya no es la misma tranquilidad de antes la que se respira en las calles. Probablemente con la infinita sucesión de hechos que nos conmueven día a día, ningún ciudadano argentino se sienta seguro.

También podría interesarte
COMERCIANTE JUSTICIERO RESISTE ROBO Y MATA A UN DELINCUENTESALUD: RECLAMAN UN MEJOR PRESUPUESTO MUNICIPAL Y PIENSAN EN LA PRODUCCIÓN DE GENERICOS
LUJÁN Y EZEIZA: EXPERIENCIAS DIFERENTES EN MANOS DE UNA MISMA EMPRESAMERCEDES PODRÍA SER LA PRIMERA ESTACIÓN DE UNA LUCHA NACIONAL PARA DEFENDER A LOS TRENES

La gran mayoría entiende que hay peligros en los trenes, en las canchas de fútbol, en un supermercado, cuando guarda su automóvil en la cochera, o cuando camina en horas oscuras por cualquier calle. La sensación general es de inseguridad. Por más que el rápido accionar policial haya logrado la detención de muchos delincuentes que cometieron estos ilícitos. Eso no alcanza a tranquilizar a la población. Porque los hechos ocurrieron y nadie quiere ser víctima de uno más.

Los permanentes impactos que se reciben a través de los medios de prensa, alimentan esta sensación. Cuando se sintoniza un canal nacional se observan asesinatos, robos que terminaron con heridos graves, y esto no ocurre en zonas marginales, sino en un café de la Capital Federal. En Mercedes tampoco los hechos suceden en zonas periféricas. Se dan en 16 y 31, en 33 y 14, en 35 y 24. En lugares donde uno habitualmente pasa.
El temor se apodera de la ciudadanía. Preguntar hoy sobre esta cuestión no hace más que confirmar sospechas.

PROTECCIÓN
Rejas, alarmas, servicios de seguridad privada, animales para defendernos, armamento. Son las diferentes opciones que encuentran los vecinos para sentirse a salvo, a pesar que ocurrieron muchos atracos con algunas o todas esas alternativas de por medio. Un ciudadano mercedino podrá añorar aquellos días en que dejaba su puerta sin llave, o el auto en marcha con la llave puesta, o la moto sin su candado. Sabe que ya no volverá a ser así, que forma parte de una historia pasada. En el sondeo efectuado entre hombres y mujeres de este partido, puede afirmarse que ya nadie deja de protegerse. A pesar de todos los recaudos los delitos no cesan. El crecimiento de todas estas cuestiones revelan la realidad.

Hace varios meses que los mercedinos vivimos entre rejas, y no precisamente porque tengamos una unidad penal. La mayoría de los consultados adopta medidas para salvaguardar su integridad y la de su familia. Ha cambiado sus hábitos. Tiene mucho más cuidado a la hora de dar un paso. De los más de cien encuestados, casi un treinta por ciento, admite tener armas en su casa. Y gran parte de ese porcentual no la tiene como elemento decorativo, sino como mecanismo de defensa, que está dispuesto a utilizar ante cualquier invasión delictiva. Entrecruzando datos del trabajo, observamos que hay un número menor que dice sentirse seguro en esta ciudad, aunque se protege con alarmas, rejas y hasta un revolver o una escopeta. Se siente seguro, pero se defiende porque no puede desentenderse del escenario que lo incluye y lo circunda.

Las entrevistas revelan además un fuerte sentido crítico hacia la Justicia, más que hacia la misma Policía. Vinculan de manera clara, el crecimiento delictivo con la crisis socio-económica. Muchos consideran que la falta de trabajo lleva a determinados sectores a delinquir, sin embargo logran separar lo que es un ladrón ocasional, a lo que es un asesino. Varios coinciden en que quien roba y mata no es un simple ”chorro”.

OBJETIVOS
La encuesta podría haber sido más extensa, pero quiso reparar en aspectos puntuales de la sensación que tienen los habitantes de esta ciudad, en relación a la seguridad. Los datos que arroja son y serán motivo de un minucioso análisis, sin perder de vista que los últimos hechos registrados en la ciudad se convierten en un valor agregado. El sondeo tiene por objeto convertirse en un muestreo, de escaso universo en relación a la cantidad de habitantes del partido, pero con una tendencia muy clara. Es claro lo que piensan sobre las leyes, sobre los menores, sobre la realidad de la administración de justicia, sobre como protegerse y mucho más claro es observar lo que significa vivir con miedo.

Entre las preguntas abiertas efectuadas a la gente se le consulta sobre algunas vías de solución, y aseguran que una convocatoria multisectorial para analizar la realidad de esta comunidad en cuanto a la seguridad, podría ser útil. Casi un ochenta por ciento así lo interpreta, sin embargo hay muchos escépticos acerca de una ¨cura de palabra¨, prefieren hechos y acción. Pretenden volver a creer o tener la sensación, que en Mercedes pueden sentirse seguros.

Pésima labor de la justicia y regular de la policía
Nueve de cada diez mercedinos tienen miedo. Esto fue lo que reflejó el sondeo de opinión realizado por este medio. Ahora bien, esta encuesta también reveló que un gran porcentaje de los encuestados sostiene que la labor de la justicia es mala, y que la de la policía es regular. En cualquier país desarrollado y con pretensiones de alcanzar estándares de vida acordes a sus necesidades, es sin dudas fundamental contar con seguridad y con una justicia independiente y, tal como lo dice el espíritu de la palabra, justa. A través de los números puede decirse, que al menos hoy, ello parece algo utópico.

Sabido es que desde hace un tiempo a esta parte, la justicia viene decayendo en cuanto a la aceptación por parte de la ciudadanía, y los números demuestran ello por sí solo. A la hora de hacer un análisis por parte de los hacedores de la encuesta, estos reflejaron una respuesta contundente de quienes fueron encuestados a la hora de responder a cómo calificaba la labor de la justicia; no así con la de la policía, donde se tomaba algo más de tiempo para responder.
Los factores que llevaban a calificar como mala la labor judicial, eran en su mayoría a poder contar con leyes mucho más severas que las que hoy existen; y que en la actualidad los jueces debían aplicar las penas

robo de motopersecucion policialencuestapolicia federal argentinapolicia vialseguridad vialpoder judicial
Menu

Ingresar

¿No estás registrado?

Registrate

Conectate con nosotros

FacebookInstagramTwitter