Menu

Ingresar

¿No estás registrado?

Registrate

Conectate con nosotros

Explosión en Beirut: nitrato de amonio, la causa detrás del estallido que arrasó la ciudad

Había 2750 toneladas de ese fertilizante químico almacenadas en el puerto. Hubo 73 muertos y más de 3700 heridos. Hay aproximadamente 100 personas desaparecidas y estiman que unas 200 mil familias perdieron sus viviendas. Un daño de 10 kilómetros a la redonda.

5 de Agosto de 2020 • 10:35

Unas 2.750 toneladas de nitrato de amonio estaban almacenadas en el depósito del puerto de Beirut que explotó este martes y provocó al menos 73 muertos, 3.700 heridos y daños sin precedentes en la capital libanesa. Así lo afirmó el primer ministro Hasan Diab.

“Es inadmisible que un cargamento de nitrato de amonio, estimado en 2.750 toneladas, se encuentre desde hace seis años en un almacén, sin medidas preventivas”, declaró el primer ministro durante la reunión del Consejo Superior de Defensa. “Esto es inaceptable y no podemos permanecer en silencio sobre este tema”, añadió.

El nitrato de amonio es un fertilizante químico y también un componente de explosivos. Su presencia en el lugar, estiman las autoridades, fue el motor que provocó el estallido y generó una onda expansiva de alrededor de 10 kilómetros. “No tendremos descanso hasta que encontremos a la persona responsable de lo sucedido para que rinda cuentas”, prometió el primer ministro.

Durante este periodo, un “poder militar supremo se encargará de todas las prerrogativas de seguridad”, según el comunicado final del Consejo Superior de Defensa. El Consejo de la Defensa declaró a la capital como “zona de desastre” y la destrucción total o parcial de los hospitales cercanos obligaba a trasladar a los heridos a otras ciudades.

El sonido y la imagen duran pocos segundos, pero la onda expansiva de la explosión arrasó con todo en un radio de 10 kilómetros desde la zona portuaria de Beirut. Fue una fuerza demoledora que avanzó sobre miles de personas, bajo el velo de un hongo de humo, fuego y escombros.

Cuando el velo gris se corrió dejó ver el horror en las calles de la capital del Líbano. Miles de heridos, cuerpos enterrados, desaparecidos y destrucción del estruendo que se escuchó a 200 kilómetros de distancia, según pudieron reconstruir los medios locales.

Más Noticias
ComparteTweet