Menu

Ingresar

¿No estás registrado?

Registrate

Conectate con nosotros

“El último primer día”: los secundarios fueron a clase sin dormir

También aquí en la ciudad se dio este fenómeno que auspiciaron las redes sociales. Hubo concentración en la Plaza San Martín o calles como la 26 y 41. Los estudiantes de nuestra ciudad que ingresan al tramo final del ciclo también decidieron pasar toda la noche despiertos en “previas”, reuniones entre compañeros o fiestas.

11 de Marzo de 2019 • 17:38

(Foto ilustrativa) La ciudad amaneció con barullos de bombos y platillos, cánticos, jóvenes envueltos en banderas, el efecto del alcohol y mucho colorido. Parecía la previa de un día de la primavera, pero no. Fue la juntada bautizada “el último primer día”, donde los secundarios decidieron ir al primer día de clase sin dormir.

Son quienes finalizarán la secundaria este año. Son una nueva generación que adopta este tipo de moda que imponen las redes sociales. La celebración no tiene reglas establecidas. Las posibilidades son variadas: encuentros de compañeros en la casa de algún voluntario; “juntadas” en un parque o espacio público; festejo en confiterías, pubs o boliches. Cada grupo definió –a través de los contactos por Facebook o Twitter– el lugar y el formato.

En nuestra ciudad se los pudo ver por distintas calles y lugares, por ejemplo la calle 26 y 41 o en la Plaza San Martín. También en quintas y la avenida 29.

Ya de madrugada, las promociones de futuros egresados se congregaron en las esquinas y en las cercanías de los colegios y se prepararon para ingresar a las aulas, para pasar el último primer día de clases.

Los vecinos se cruzaban sorprendidos con mini manifestaciones juveniles dispersas en varios puntos de la ciudad. Algunos jóvenes se disfrazaron, casi todos llevaban banderas que los identificaban y también los bombos y platillos sonaron a modo de murgas.

Es una práctica que se extendió acompañada por el efecto multiplicador de las redes sociales. No importa que el motivo resulte difícil de explicar. Se trata de “el último primer día”, en el que los estudiantes secundarios que ingresan al tramo final del ciclo deciden pasar toda la noche despiertos en “previas” y así lo hicieron sentir también en nuestra ciudad.