Menu

Ingresar

¿No estás registrado?

Registrate

Conectate con nosotros

¿CdeP o Deva?, ¿El Cine Disco o L´Front?, el recuerdo y el adiós a los boliches bailables en el centro

24 de Abril de 2021 • 12:39

Desde el 60 al 2000, cada década tuvo su lugar de diversión para la juventud, que por estos tiempos no existen más. Y no es una cuestión de pandemia. Hace varios años que los boliches bailables desaparecieron del radio céntrico de la ciudad. Cuál fue mejor? Es una época que no vuelve más?


Club del Progreso hoy. Acá funcionó CdeP, probablemente el boliche más famoso y recordado que tuvo la ciudad.

Principales noticias
En 37 y 22: rescatan elementos tras persecusión y buscan a sus propietariosCerca de la Estancia San Agustín: policía interviene tras detectar cazadores furtivos sobre la Ruta 41.Ultimo momento: encontraron a Entorno y Felipe está feliz

Cada década, al menos desde la década del 60 en adelante, tuvo su boliche bailable en la ciudad. Hablamos de locales que comenzaron a tener el brillo de las modas inglesas y americanas, que llegaban por estas tierras, con tachos modernos, flashes con luz negra y bolas espejadas; porque salones de bailes había muchos, pero allí se iba con los padres, de traje y corbata y se sacaba a bailar a los cabezazos.

Estamos hablando de boliches, aquellos que marcaron el inicio del pop rock en Mercedes, y que consultados los nostálgicos, te nombran El Gallo; Burako, Chivak, Jukalá, Craioba...de los 60 y 70 y después llegó la época dorada de los 80 donde sin dudas brillaron 3 para diferentes gustos y edades en este orden: Oykos Bailable, en la planta alta; CdeP (Club del Progreso) y Deva un poquito después. Estos dos la rompieron realmente. Y hasta el día de hoy muchos se siguen preguntando. ¿Cuál fue mejor de los dos?; para una encuesta realmente.

Historias miles...Edmundo te marcaba las manos en Progreso y salí rápido para pasarle la tinta a otro y que se mande gratarola. O llevaban una goma blanca de borrar, pasaban el sello de la mano a la misma, de ahí se remarcaba con lapicera y a sellar a quienes aguardaban en Clan para entrar al boliche.

Esta es una anécdota de las tantas de Progreso...Deva tuvo su época dorada cuando CdeP dejó de funcionar. Fue el reemplazo perfecto y después de esta época dorada, llegó otra muy exitosa, La de los 90; con el viejo Cine Español convertido en boliche “El Cine Disco”, de los que se recuerdan grandes recitales de famosos y su competencia directa que era L´Front, este para un público más joven. Los dos que marcaron las diferencias en esta década más tecno.

Pero cuidado los nostalgiosos que hubo muchos otros en el Centro. Como dijimos al inicio y en todas las décadas desde el 60 al 2000. El Gallo; Burako; Chivak; Craioba; Tijuana (se acuerdan, en la 22 entre 29 y 27 frente ala Catedral); Gypsi; Haway (arriba donde era Oykos); Kaiser; claro que sí, estaba Jukalá, el de las primeras épocas, que después tuvo su revival más modernoso en la zona de la ruta...

Lo cierto es que el centro de la ciudad y no precisamente en tiempos de pandemia, se quedó desde hace mucho tiempo sin boliches bailables. Que marcaron a muchas generaciones de mercedinos. Del 2010 a esta parte la cosa pasó por otro lado. Mucho evento privado, algunas aperturas de boliches en bandas nacionales viales, pero el centro de la ciudad quedó para la historia.

Seguramente alguno pudo haber quedado en el tintero, lo traerán a la mente ustedes lectores que más de una vez se habrán preguntado sobre su pasado bolichero...o no?, como lo hicimos nosotros en esta nota nostálgica, de un pasado glorioso, aunque las nuevas generaciones no tengan ni idea para qué se iba con una goma de borrar a tomar una cerveza y a esperar que abra el boliche. El resto de las anécdotas...cuéntenlas ustedes.

Contenido relacionado
La radio argentina, pionera en el mundo, cumple sus primeros 100 añosEste fin de semana abrirán espacios públicos para los niños
Se conmemoró el 45º Aniversario del último Golpe Cívico Militar a instancias de la Comisión de Familiares y AmigosCoronavirus: seis meses de pandemia
No te lo pierdas